Publicado: 20 de Junio de 2016

El amianto es una material que por sus excepcionales características aislantes, por su difícil inflamabilidad, su buena resistencia térmica y mecánica y sus propiedades  ignífugas, se ha utilizado en múltiples ámbitos, sobre todo en la construcción, en la industria y en productos de gran consumo. Pero la realidad es que es un agente especialmente peligroso que puede causar enfermedades muy graves para la salud y que está presente en gran número de situaciones de trabajo. Por eso, siempre que se vayan a realizar operaciones de demolición de construcciones, de desmantelamiento de de elementos o maquinaria donde exista amianto, operaciones de reparación de vehículos especiales, tales como trenes, barcos, obras de restauración de edificios, es de vital importancia que se estudie la posibilidad de existencia de amianto y que siempre se contrate a una empresa especializada en el tratamiento y la manipulación de este material tan peligroso.

Una manera de asegurarse que la empresa que vaya a realizar actividades u operaciones que conlleven manipulación de material con amianto esté realmente especializada es comprobar que se encuentra inscrita en el RERA de su comunidad.

El uso, producción y comercialización del amianto fue prohibido definitivamente en el año 2002, lo que quiere decir que se debe pensar que en los edificios construidos hasta finales del 2002 pueden contener amianto en distintos lugares y proporciones. Pero el amianto puede estar presente en muy distintos ámbitos además del de la construcción.

El material con amianto más utilizado es el fibrocemento, que se utiliza en la construcción en forma de placas onduladas en cubiertas y paredes pluviales o placas planas en fachadas y balcones (mas conocido como Uralita).

Estos son algunos de los ejemplos de otros lugares donde habitualmente se ha utilizado amianto, antes de su prohibición definitiva:

- Cañerías de alta presión para canalizaciones de agua o para bajantes de aguas residuales.

-Depósitos de agua, jardineras, chimeneas, etc

-Aislante interior de puertas cortafuegos en cámaras de aire, paredes y techos.

-aislamiento acústico y térmico.

-Mantas y fieltros para revestir cañerías.

-Material de aislamiento eléctrico.

-Cartón o placas de baja densidad para proteger focos de calor (hornos, chimeneas, etc)

-Conducciones de aire acondicionado

-Papeles absorbentes ignífugos

-Recubrimiento de motores eléctricos para protegerlos de fuentes de calor

-Pastillas de freno, embragues, frenos de tambor.